ABRIENDO EL OJO DE LA IMAGINACIÓN 

Aquí se incluyen tres extractos tomados de cada una de las unidades de Naturaleza, Sociedad y el Yo Mismo del curso. Juntos forman aproximadamente la cantidad de material de estudio que suponen cada uno de los temas a completar en 2 semanas (mínimo) del curso total de 30 semanas (min.).

UN EXTRACTO DE LA NATURALEZA, SEMANAS 9 & 10, “PROCESO CREATIVO EN EL ARTE Y EN LA NATURALEZA”…

 

 

EL SER HUMANO EN RELACIÓN CON LOS GRUPOS MAMÍFEROS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora que hemos llegado a una experiencia interna de la totalidad de la forma humana, podemos usar nuestra imagen para incluir la relación del ser humano con los animales. La percepción a la que llegó Goethe a través de la percepción imaginativa fue que el ser humano es una expresión enfocada (un "pequeño mundo") de lo que se extiende por todo el reino animal. Dicho de otra manera, la naturaleza triplicada equilibrada de la forma humana se expresa de forma parcial, es decir, con énfasis unilateral, en cualquier organismo animal particular.

 

Se enfocará en los mamíferos, los animales más estrechamente asociados con el ser humano; aquí es más fácil ver esta relación. Al observar el grupo de mamíferos roedores, su tamaño relativamente diminuto y su rapidez de movimiento son inmediatamente evidentes. El ratón, como ejemplo representativo, es una criatura pequeña y nerviosa, continuamente atenta a su entorno, sus movimientos inquietos y espasmódicos, su grito estridente, sus extremidades disminuidas y su cola y la parte posterior de su tronco acentuadas. El movimiento de mordisqueo hacia atrás de la boca está conectado con sus dientes incisivos muy acentuados (y disminución o ausencia de molares). Los roedores se pueden llamar animales del sistema nervioso-sensorial, haciendo hincapié en ésta organización.

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

La vaca es un representante del grupo de mamíferos ungulados, es decir, los mamíferos con pezuñas. Estos animales son masticadores que fermentan fibra en las múltiples cámaras del estómago llamadas rumen, expresando y acentuando el proceso metabólico. La vaca es un animal grande y lento, con un llanto profundo y bajo, su conciencia aparentemente retirada en sus profundidades internas mientras rumia de forma pausada. La parte anterior (delantera) de su tronco y cuello se acentúa en masa y a través de la formación del cuerno; la formación de la extremidad es muy poderosa. Los movimientos laterales de la mandíbula al masticar están conectados con molares muy acentuados (y con incisivos disminuidos). Los ungulados se pueden llamar animales de extremidades metabólicas, haciendo hincapié en la organización de las extremidades metabólicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El leopardo es un representante del grupo mamíferos carnívoros. Sus movimientos oscilan rápidamente entre  altamente sensitivos,  tensos; unos cuando cazan y otros lentos y los soñadores cuando digieren los resultados de la cacería. Su cuerpo no se acentúa ya sea en dirección anterior o posterior; tiene un carácter flexible pero poderoso "intermedio", expresado también en los patrones alternados de las manchas del pelaje. Su grito está en algún lugar entre lo agudo y sensible y lo profundo y lo interno. La dentición de los carnívoros acentúa los dientes "intermedios", los caninos; los incisivos están disminuidos y los molares a menudo tienen una calidad puntiaguda, parecida a un canino; los animales rasgan la carne con sus caninos, su mandíbula se mueve de forma vertical. Los carnívoros se pueden llamar animales rítmicos, haciendo hincapié en la organización rítmica "intermedia".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si juntamos los tres grupos en nuestra imaginación cognitiva, si los visualizamos vívida e internamente como una unidad o integridad, entonces estamos "viendo" la forma humana como la armonía de los tres. O, por el contrario, si entramos en nuestra imagen del ser humano completo como una expresión equilibrada de las tres organizaciones, entonces podemos ver una u otra organización desarrollada de una manera unilateral en los tres grupos de animales. El triple arquetipo es creativamente activo y se expresa en todos los casos, pero solo en la forma humana llega a una expresión completa o equilibrada. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Goethe, a través de su investigación en el reino animal y, en particular, su observación de los mamíferos, comprendió el significado del organismo humano en relación con este reino. La ciencia normalmente considera al ser humano como una de las muchas formas animales y, a través de una comparación de características físicas (taxonomía), coloca al Homo Sapiens lejos en una de las ramas de los vertebrados en el árbol del reino animal.

". . . el ser humano está construido como para unir muchas propiedades y naturalezas en sí mismo y, por lo tanto, existe incluso físicamente como un pequeño mundo, un representante de los otros géneros animales ".

Goethe

Europeo bisonte 

Ratón de campo 

El cráneo de una marmota, un roedor

La dentición humana y los tres tipos de dientes de los grupos de mamíferos, que representan el sistema nervioso-sensorial (roedor), rítmico (león) y ungulado (vaca). 

Leopardo, caza y en reposo 

El cráneo de un león, un carnívoro 

El cráneo de una vaca, ungulado

". . . en la formación del ser humano. . . todos los sistemas de órganos y los órganos se desarrollan de tal manera que cada uno deja a los demás espacio suficiente para desarrollarse libremente; cada uno se retira lo suficiente como para permitir que todos los demás también puedan formarse".

                               Rudolf Steiner

EJERCICIO 

Trabaje con la información presentada sobre los tres mamíferos, más la observación de los tres videos indicados a continuación, para construir una imagen imaginativa de los tres grupos de mamíferos como una totalidad. Trabaje hacia adelante y hacia atrás entre los grupos, sintiendo las relaciones entre forma, movimiento, comportamiento, profundizando su imagen para que los tres tipos de mamíferos aparezcan como una unidad triple. Ahora, contemple la idea de que los grupos de mamíferos son el ser humano "disperso". Escriba sus puntos de vista y observaciones en su diario, con bocetos cuando lo considere necesario.

Ratón, clic aqui

Vaca salvaje-pastoreo,  clic aqui

Leopardo, clic aqui

UN EXTRACTO DE LA SOCIEDAD, SEMANAS 7 & 8, "GOBIERNO Y ASOCIACIONES ECONÓMICAS".

ASOCIACIONES ECONÓMICAS  

 

Las asociaciones económicas se desarrollan como órganos de la esfera económica en relación con solo actividades que pertenecen a esa esfera: producción (incluye bienes y servicios), distribución (incluye venta al por menor) y consumo. Como se exploró en las Semanas 5 y 6, el trabajo y el capital están relacionadas con  la esfera económica, pero en realidad pertenecen a la esfera de los derechos. Las asociaciones económicas no están involucradas ni en la acumulación ni en la posesión de capital ni en la compra de mano de obra. El trabajo no es algo que se pague como una mercancía o una máquina que realiza un cierto trabajo; el capital nunca puede ser una herramienta de ganancia y poder personal. Esto se debe a que el trabajo y el capital son asuntos de derechos humanos y su uso legítimo está asegurado desde la esfera de los derechos hacia el interior de las asociaciones económicas.

 

Las asociaciones económicas no son organizaciones, son simplemente vínculos entre quienes participan en todos los aspectos de la esfera económica: entre productores, distribuidores y consumidores. Los productores tienen necesidades y capacidades particulares; igual que los distribuidores y los consumidores- estas incluyen la disponibilidad de materias primas, la promoción de productos y la salud del consumidor. Productores, distribuidores y consumidores se "escuchan" mutuamente dentro de una economía asociativa para actuar en concierto. Esto es muy parecido a los músicos que tienen que escucharse unos a otros para poder tocar armoniosamente y en sintonía como un conjunto musical. A través de esta escucha surge el orden de la esfera económica: así es como se gobierna; no existe una burocracia económica central de control. Es así como se determina el "precio correcto" porque el precio no se deja al azar del alza y la baja del "mercado". Y esta escucha no es algo casual e inexperto: como ocurre con los músicos profesionales, es una habilidad que necesita ser cuidada y conscientemente nutrida y practicada para ser real.

Ahora podemos imaginar el ciclo del dominio económico como gobernado por la actividad auditiva total de las asociaciones económicas. Cada fase de este ciclo tiene un gesto característico. Primero están los gestos polares de producción y consumo; la producción tiene un gesto centrífugo como el amarillo: es "para otros". El valor se ve reforzado por el trabajo que transforma las materias primas en bienes vendibles. El consumo tiene un gesto interno como el azul, porque devalúa los bienes usándolos; regresan lenta o rápidamente a la naturaleza. El consumo es "para uno mismo" (no podemos consumir para nadie más). La producción y el consumo unidos forman un surgimiento y un fallecimiento.

 

El hecho de que  un producto pase de las manos del productor a las del consumidor a través de la compra se llama intercambio. Un producto en venta se encuentra en estado de potencial; solo está creado para ser consumido. El intercambio resuelve esta tensión; su gesto es el de la armonización. El intercambio no es ni hacia afuera ni hacia adentro en el gesto, sino que es el equilibrio entre producción y consumo. El gesto de armonización del verde se aproxima a este hecho.

 

 

 

 

 

Sin embargo, la economía moderna no implica un intercambio simple (trueque); un valor adicional se crea a través de las ganancias y esto se conoce como el capital. El capital, como hemos visto en las semanas 5 y 6, es una sublimación de la Tierra hacia un potencial espiritual no específico. En el caso del capital, la polaridad de la producción y el consumo se intensifica en el gesto del color magenta de "riqueza interna que se ofrece al mundo exterior" (revise su trabajo con este color en las Semanas de la Naturaleza 5 y 6). El capital pasa a la esfera de los derechos, donde los bancos de la comunidad pueden gestionarlo éticamente para "reconocer" los impulsos creativos que provienen de la esfera cultural-espiritual.

 

 

 

 

 

Este diagrama representa la esfera económica como una totalidad; los bienes de venta se crean a partir de la intensificación de la Tierra y regresan a la Tierra a través del consumo. El capital, sin embargo, orienta a la Tierra más allá de la esfera económica hacia la esfera cultural-espiritual, como potencial espiritual humano.

EJERCICIO

Este es un ejercicio de "escucha" en la vida económica. Cada gesto de color es una forma diferente de escucha  de la económia y juntos forman una totalidad, un círculo internamente completo. Entre con  la imaginación exacta en un color del círculo de abajo  y "escuche" y "converse" internamente con los gestos de otro color. Vaya a otro color y haga lo mismo. Gradualmente construya una imagen de la relación de escucha y conversación de la vida económica como algo total, completo en sí mismo; esta es la gobernanza de la esfera económica.

EL CIRCLO ECONOMICO

Púrpura

Naranja

Rojo

UN EXTRACTO DEL YO, SEMANAS 5 & 6, “LOS MUNDOS ANTIGUOS DE LOS PERSAS, LOS CALDEOS Y LOS EGIPCIOS” ...

VOCACIÓN EN EL TIEMPO DEL ALMA SENTIENTE 

El sentido de la vocación en el tiempo del alma sensible ya ha sido sugerido anteriormente; tiene que ver con la individualización gradual del ser humano. Esto no se parece en nada a lo que normalmente se entiende por "libertad individual" en nuestros días que no conlleva  relación alguna con los poderes espirituales actuando como guías. Hemos visto el proceso de individualización en las civilizaciones antiguas como una acomodación al mundo físico que implicaba una creciente responsabilidad del individuo en relación con su propio desarrollo. En particular, a través de la imagen de Gilgamesh, existe la idea de que esta conciencia reflexiva se desarrolla solo a través de una elevada conciencia de la mortalidad y la muerte. La conciencia reflexiva significa que la persona es capaz de reflexionar sobre la vida y la muerte y llegar a un sentimiento de la vocación terrenal.

 

 

La escultura monumental del faraón tiene una quietud similar a la muerte, una quietud y una masividad ligada a la Tierra que nos recuerda a la pirámide egipcia. Sin embargo, la conciencia se agita dentro de este trabajo como con una oración, y los ojos miran hacia un mundo más allá de lo inmediato. En la solidez y la quietud de la Tierra se despierta la inspiración de la individualidad. Al igual que con la pirámide, lo celestial (simbolizado aquí por la Palabra de Horus) trabaja en lo terrenal; Los egipcios perciben su destino y vocación en la esfera de la Tierra y buscan despertar dentro de esa esfera a lo que un ser humano puede llegar a ser. 

El faraón es el arquetipo del individuo despierto en el mundo del antiguo egipcio. La obediencia desinteresada de la voluntad de los dioses o la búsqueda de una unión extática con lo divino no pueden llamarse vocación. La vocación tiene que ver con una individualidad que se expresa a través de una tarea terrenal. El faraón es llamado por la Palabra divina y eso le viene a él como una inspiración, pero no hay nada que sugiera que esté subordinado. Es fuerte y recto, y sus brazos y manos descansan en los gestos de autoridad que confiere su individualidad, una autoridad que tiene que ver con su tarea como gobernante. No es un obsequio a un dios, sino que es él mismo, un verdadero ser individual.

El acercamiento al antiguo templo egipcio era una forma de iniciación hacia la experiencia de la individualidad individual. El templo está esculturalmente sin adornos y con la masividad de la Tierra (en comparación con el templo de la India). La llegada se realizaba a lo largo de una avenida bordeada de esfinges, cada una mitad animal, con un gesto horizontal, un estado de ánimo de otro mundo que rodea al iniciado con su presencia abrumadora. Al final del camino, los obeliscos se levantan con una verticalidad repentina y extrema y, a cada lado de la entrada prohibida al templo se sientan las figuras monumentales del faraón guardián, erguidas en gesto y con el carácter del individuo arquetípico.

Las palabras de las figuras de los guardianes parecen ser: Solo puede pasar a través de este portal hacia el patio interior aquél que haya despertado del sueño de otro mundo a su cuerpo terrenal. Puede pasar si puede caminar con la rectitud y la fuerza de la verdadera individualidad humana, si ha aprendido a caminar y desempeñar su papel en la Tierra con la conciencia y la dignidad de un dios y no la conciencia onírica medio animal. Tal fue la enseñanza del antiguo Egipto hacia la vocación humana.

Estatua del faraón Khephren con "inspirador", el dios Horus

El faraón, en absoluta quietud, recibe la Palabra del inspirador, el dios Horus, dios del poder y la quintaesencia, cuyo ojo derecho es el sol y el ojo izquierdo, la luna. Los ojos del pájaro Horus están detrás de los ojos del faraón, aparentemente sin ver, y las alas envuelven su cabeza y centro de conciencia. Nos damos cuenta de que los líderes y los gobernantes escuchaban la Palabra de los poderes rectores, que luego podrían transmitir a sus súbditos. 

EJERCICIO 

Emprende el acercamiento al templo con su imaginación cognitive a través de las filas de esfinges, llegando a la rectitud de los obeliscos y figuras guardianas. Haga esto lenta y deliberadamente, varias veces durante varios días, buscando profundizar sus impresiones y conocimientos. Escriba en su diario los resultados de su imaginativa "iniciación" a la vocación terrenal, tal vez acompañándola con dibujos o pinturas.